Revisión de Consensos sobre Naturaleza de la Ciencia

Marín, N., Benarroch, A. y Niaz, M. (2011). Revisión de Consensos sobre Naturaleza de la Ciencia. Revista de Educación, 361. doi:10-4438/1988-592X-RE-2011-361-13. Ver artículo original y bibliografía

Resumen: En este trabajo se realiza una revisión de los consensos alcanzados sobre la naturaleza de la ciencia (NdC) en una muestra de cinco publicaciones relevantes sobre esta temática. Estas publicaciones han sido seleccionadas por a) incluir una lista explícita de aspectos o ideas clave consensuadas sobre la NdC, b) pertenecer a grupos de investigación que han mostrado tener una línea sólida y continuada de trabajos sobre esta temática; c) ser representativos de los diferentes enfoques sobre NdC y d) incorporar muestras de una significativa envergadura. Para realizar el análisis se utiliza como referencia un sistema de categorías de búsqueda –llamado sistemática de contextos- generado principalmente a partir de la bibliografía más relevante relacionada con la NdC. En él, se insertan las categorías inductivas que son frases o afirmaciones que recogen lo más fielmente posible los consensos de las cinco publicaciones. Los resultados indican que, junto a importantes acuerdos entre consensos, hay también algunas lagunas o aspectos relevantes sobre los que no hay acuerdo. Se sugiere una mecánica de convergencia para lograr avanzar en dicho acuerdo.

 

Abstract: In this paper, a review of the consensuses on the nature of science (NOS) in a sample of five relevant publications on this subject is presented. These publications have been selected by a) include an explicit list of issues or key ideas about NOS, b) belong to research groups that have shown a solid and continued work on this subject, c) be representatives of different lines of investigation and d) include a significant sample size. To perform the analysis is used a system of categories called systematic of contexts, generated mainly from the most relevant literature related to the NOS. Within it, inductive categories that are phrases or statements that reflected as closely as possible the consensus of the five publications are inserted. The results indicate that, with important agreements, there are also some important gaps or issues on which no agreement. It suggests a mechanism of convergence to achieve progress in that agreement.

 

Palabras clave: Naturaleza de la ciencia; consenso; constructivismo.

Key Words: Nature of Science; consensus; constructivism.

 

Introducción

En la educación científica, la Naturaleza de las Ciencias (NdC) ha servido con frecuencia para transmitir una imagen adecuada de la misma ciencia (McComas, 2008), definir los contenidos curriculares (Acevedo, 2008), fundamentar los diferentes modelos de enseñanza (Yang, 1999), la formación de futuros profesores (Marín y Benarroch, 2009; Niaz, 2009), etc. lo que ha dado lugar a una cantidad ingente de literatura y varias revisiones sobre esta línea de investigación (Clough y Olson, 2008; Lederman, 2006).

En estos trabajos sobre NdC se pueden identificar tres líneas o enfoques convergentes de investigación:

  • El enfoque epistemológico, propiamente dicho, basado en la forma en que el conocimiento científico se genera con sus valores, supuestos y creencias (Lederman, 1999; McComas, Clough y Almazroa, 1998). Sus defensores se refieren a esta perspectiva de investigación como “naturaleza de la ciencia” y, en menor medida, como “naturaleza del conocimiento científico” (Lederman, 2006).
  • El enfoque basado en la dimensión cognitiva de la misma naturaleza de la ciencia, esto es, en las ideas y supuestos que los estudiantes adquieren sobre la misma ciencia. En él, se suele utilizar la denominación de “ideas sobre la ciencia”, “ideas ingenuas sobre la ciencia” o “visiones sobre la actividad científica”, para describir las concepciones de sentido común sobre los contenidos fácticos de la ciencia y sus leyes (Fernández, Gil, Carrascosa, Cachapuz y Praia, 2002; Osborne, Collins, Ratcliffe, Millar y Duschl, 2003). Sus autores desmarcan su posición de la anterior al afirmar que “el término de ‘ideas sobre ciencia’ es más comprehensivo e incluye un rango más amplio de ideas…” (Bartholomew, Osborne y Ratcliffe, 2004).
  • Y el tercer enfoque proviene de la tradición investigadora del movimiento Ciencia-Tecnología-Sociedad (Vázquez, Acevedo y Manassero, 2004; Vázquez, Acevedo, Manassero y Acevedo, 2001; Vázquez, Manassero, Acevedo y Acevedo, 2007) y en él se enfatizan las actitudes hacia la ciencia por encima de los elementos específicamente epistemológicos. Aunque utilizaron durante bastante tiempo la denominación de “actitudes hacia la ciencia” (Vázquez et al., 2001), posteriormente adoptan el término “naturaleza de la ciencia” (Vázquez et al., 2004).

En este trabajo se trata de analizar qué grado de acuerdo hay entre los consensos sobre NdC, ya no asociados a un grupo de investigación, sino a una diversidad de grupos relevantes en el ámbito, con el interés de analizar la posición epistemológica que predomina entre los expertos del ámbito de la educación científica.

Selección de Publicaciones de Investigación

Para llevar a cabo la revisión de los consensos sobre NdC alcanzados entre distintos grupos de investigación, se ha seleccionado una muestra de publicaciones recientes y relevantes sobre esta temática. La selección de la muestra no ha sido fácil, dada la abundante bibliografía sobre la temática de la NdC, y, por ello, se han utilizado los siguientes criterios de inclusión:

  • El criterio de relevancia por el cual los autores de los trabajos deben ser investigadores de alto impacto y con continuidad de publicaciones sobre esta temática
  • El criterio de diversidad de perspectivas por el que la muestra de trabajos debe ser representativa de las diversas tendencias o líneas de investigación sobre NdC. Así, se puede considerar que (Acevedo, 2008):
  1. En el enfoque de la NdC propiamente dicho, quedan incluidos los grupos de McComas y Lederman.
  2. En el enfoque de las visiones de ciencia o de ideas deformadas de la ciencia, destacan los grupos liderados por Osborne y Gil.
  3. Y en el enfoque de las actitudes sobre ciencia, se incluye el grupo formado por Vázquez, Acevedo y colaboradores.
  • El criterio de explicitación, por el cual las publicaciones seleccionadas deben contener listados explícitos de principios o ideas consensuadas sobre NdC.
  • El criterio metodológico por el cual los listados de afirmaciones sobre la NdC deben haber sido alcanzados con una metodología rigurosa y con muestras significativas, ya sean documentales o de expertos.

Así, por ejemplo, es notoria la continuidad en el tiempo del grupo de McComas. En una de las primeras publicaciones de este grupo (McComas y Olson, 1998), sus autores revisaron ocho documentos curriculares internacionales e identificaron las dieciséis proposiciones consensuadas que se detallan en la primera fila de la tabla 1 (pag 120 del pdf; las partes subrayadas están presentes en seis o más documentos internacionales).

Aunque posteriormente, el mismo McComas (2005) presentó un nuevo listado de ideas apropiadas sobre NdC, como el autor señala, estos nuevos principios tienen una alta correlación con el que ya habían generado anteriormente a partir de los documentos curriculares. Dada la mayor relevancia y amplitud del listado de (McComas y Olson., 1998), ha sido seleccionado como el más representativo de este grupo de investigadores.

En relación al grupo de Lederman, en una aportación inicial del autor (Lederman, 1992) se realiza una revisión bibliográfica que le lleva a sostener la existencia de un consenso suficiente entre historiadores, filósofos y profesores de ciencias acerca de la imagen de la naturaleza de la ciencia que debe ser transmitida en la enseñanza de las ciencias. Son principios que, con escasas modificaciones, se mantienen en posteriores publicaciones (Abd-El-Khalick, Bell y Lederman, 1998) y que, concretamente, en otro trabajo posterior, (Lederman, Abd-El-Khalick, Bell y Schwartz, 2002) desarrollan de modo más explícito, para justificar su cuestionario Views on the Nature of Science (VNOS). Este consenso está representado por las ideas o principios de la segunda fila de la tabla 1, a modo de un resumen de elaboración propia.

Osborne y colaboradores realizaron su publicación principal relacionada con las “ideas sobre ciencia” (Osborne et al., 2003) después de algún tiempo de haber estado trabajando sobre esta temática. En este estudio, los autores utilizan el método Delphi de tres etapas con veintitrés expertos y perfilan diez ideas centrales sobre la naturaleza de la ciencia que son consideradas pertinentes para incluirlas en el currículo de ciencia escolar. Estas ideas se muestran en la tercera fila de la tabla 1 (con comentarios tras los subrayados de elaboración propia) y fueron las mismas que utilizaron en trabajos posteriores (por ejemplo, Bartholomew et al., 2004). Por ser representativas de este grupo de investigación, constituyen el tercer listado de ideas clave sobre NdC de este trabajo.

El cuarto grupo está formado por Gil y colaboradores. Aunque sus trabajos sobre NdC fueron publicados a lo largo de la década de los noventa, el más centrado en el tema y profusamente documentado es el de Fernández et al. (2002), en el que se realiza una extensa revisión de la literatura sobre los artículos y libros publicados entre 1990 y 2000. En él listan siete visiones deformadas de ciencia, las cuáles se han sintetizado, junto a sus correspondientes visiones adecuadas, en la cuarta fila de la tabla 1. Posteriormente, estos autores han continuado utilizando esta referencia en sucesivas publicaciones (Fernández, Gil, Valdés y Vilches, 2005; Gil et al., 2005).

El último grupo seleccionado de expertos es el de Vázquez, Acevedo y colaboradores. En este caso, son herederos de las tradiciones investigadoras de Ciencia-Tecnología-Sociedad y actitudes hacia la ciencia, cuyos intereses respectivos llevaron a confluir al grupo en la construcción de un cuestionario de opiniones sobre Ciencia-Tecnología-Sociedad (COCTS) (Vázquez et al., 2001) que más tarde fue aplicado a un grupo de 16 expertos (Vázquez et al., 2004). La lista de consensos que se muestra en la cuarta fila de la tabla 1 resume el contenido de las frases consensuadas, aunque su verdadero sentido hay que encontrarlo en la publicación original y en la basta y fructífera producción posterior del grupo (por ejemplo, Acevedo, 2008; Vázquez et al., 2007).

Por tanto, la tabla 1 recoge tanto la muestra de trabajos seleccionados como sus respectivos listados de afirmaciones consensuadas sobre NdC. Aunque constituyen las referencias principales de este estudio, eventualmente, para clarificar y comprender el significado de una afirmación, se han realizado consultas a otros trabajos citados de los respectivos grupos.

Sistemática de Contextos

El primer problema a solucionar para revisar los consensos en la muestra de trabajos es la diversidad de supuestos de partida, procedimientos, muestras y términos utilizados. Realizar exclusivamente agrupaciones inductivas por semejanzas y diferencias de las afirmaciones contenidas en la tabla 1, haría difícil relativizar el valor de los acuerdos encontrados, al no estar ubicados en categorías formuladas en un contexto más amplio. Lo contrario, esto es, partir de un sistema supraordenado de categorías deducidas de la bibliografía existente sobre la construcción del conocimiento científico, llevaría a formular categorías que, por su carácter general, serían poco sensibles a los detalles encontrados en las listas.

La solución adoptada para la construcción de las categorías contiene, de forma interrelacionada, tanto procedimientos deductivos como inductivos, a través de una red de categorías denominada sistemática de contextos (SC) que se muestra en la tabla 2. Como se observa en dicha tabla, se estructura a partir de cuatro grandes categorías, y sus correspondientes subcategorías. Funcionalmente, estas subcategorías son orientaciones generales para buscar los consensos, y es por ello por lo que se han formulado a modo de preguntas y por lo que también serán identificadas como categorías de búsqueda.

La SC se genera fundamentalmente por procesos deductivos, ya que surge de la revisión de los materiales bibliográficos existentes sobre epistemología de las ciencias y, en general, sobre construcción del conocimiento de ciencias (Marín, 2003a, 2003b). Contempla cuatro aspectos o contextos de la construcción del conocimiento científico:

  • contexto o escenario donde se construye el conocimiento (factores externos influyentes, gestión y uso del conocimiento, etc.),
  • fase privada donde se hacen los descubrimientos, es decir, donde se da la actividad individual o grupal de los científicos (actividad del científico, dinámica de grupos de investigación, etc.),
  • fase de interacción entre la ciencia privada y la ciencia pública, asociada al espacio donde se regulan las aportaciones individuales para convertirse, una vez filtradas y asimiladas, en conocimiento socialmente compartido (formación de expertos, revisión por pares de las publicaciones, relaciones entre el trabajo realizado y publicado, cualidades del experto que hace aportaciones públicas, etc.), y
  • características del conocimiento construido (naturaleza del conocimiento, grado de verdad, papel de los datos empíricos y de las hipótesis, mecánica de confrontación entre datos y teorías, dinámica de progreso de las teorías, etc.).

Estos cuatro aspectos retoman la distinción tradicional entre fase de descubrimiento (b y c) y fase de justificación (d) pero consideran, además, el escenario donde surge, se aplica y se gestiona el conocimiento de ciencias, allí donde se dan fuertes relaciones con la tecnología y la sociedad (a), objeto de atención más reciente (Acevedo, 2008).

El sistema de categorías así construido fue posteriormente revisado mediante procesos inductivos (criterios de semejanza y diferencia de las frases de la tabla 1), que modificaron algunas de las subcategorías previstas dentro de cada categoría principal (esto es, las identificadas con dos dígitos en la tabla 2), con la finalidad de recoger todas las ideas clave de los listados de consensos y de abarcar su significado.

Por tanto, el proceso de construcción de la SC no es lineal sino que es consecuencia de un proceso interactivo entre lo que se busca, derivado de los materiales bibliográficos sobre NdC, y lo que se encuentra en las listas de consensos de la tabla 1. La SC, como veremos más adelante, facilita ubicar los consensos, relativizar sus alcances comparando su extensión con la de la categoría en la que se ubica y detectar la ausencia de consenso en alguno de sus contextos de búsqueda.

Resultados de la categorización: Categorías inductivas y Análisis de Consensos

Las categorías de búsqueda contenidas en la SC (tabla 2) tienen un carácter más amplio que los elementos de las listas de consensos de los trabajos seleccionados (tabla 1). Por tanto, para ubicar estos elementos, surgió la necesidad de introducir nuevas categorías, más fieles a las afirmaciones de las listas de consensos, identificadas con el nombre de categorías inductivas, que son frases o enunciados que recogen, lo mejor posible, el significado de los elementos de los listados de consensos. La categorización acaba cuando las categorías inductivas se encajan en la estructura de la SC, en un proceso flexible en el que las categorías de búsqueda también pueden ser modificadas en la medida de lo necesario, como se ha explicado en el apartado anterior.

Este proceso de categorización fue realizado primero aisladamente por cada uno de los autores de éste trabajo y después se consensuó entre los tres autores. Se procuró incluir a todos los elementos de la tabla 1 y si alguno de ellos contenía información perteneciente a varias categorías (ver por ejemplo las largas afirmaciones del grupo de Lederman), se optó por ubicarlo en todas ellas.

El resultado de este proceso se muestra en la tabla 3, en la que, además de la ubicación de las categorías inductivas, se sitúan, a mano derecha de cada una de ellas, las afirmaciones que las generan. Por problemas de espacio, cada afirmación se representa mediante un “código de lista” que contiene una letra representativa del grupo de investigación que la ha formulado (M, L, G, O, V) y un número de orden (ver su descripción en la tabla 1).

Para valorar el alcance de los consensos encontrados, además de tener en cuenta el evidente factor cuantitativo (número de grupos de autores que lo avalan), se han utilizado tres criterios adicionales, uno cuantitativo y dos cualitativos:

  • El primer criterio es cuantitativo. Se refiere al número de categorías inductivas encontrado bajo una determinada categoría de búsqueda.
  • El segundo criterio es cualitativo. Lo llamaremos criterio de convergencia y se refiere a la mayor o menor convergencia entre la frase representativa de la categoría inductiva y las afirmaciones de los diferentes grupos que contiene. En este sentido, puede ocurrir que la frase representativa de una determinada categoría inductiva tenga un significado de tal amplitud que permita el consenso entre elementos de los grupos de autores, sin que esto signifique que haya absoluta convergencia entre ellos.
  • El tercer factor, también cualitativo, es de generalidad, y se obtiene al comparar la categoría inductiva con la correspondiente categoría de búsqueda donde está contenida, analizando qué otros aspectos o contextos, además de la categoría inductiva, admite dicha categoría de búsqueda.

Un análisis de la tabla 3 nos ofrece una visión panorámica de los acuerdos de consenso actuales sobre la NdC.

Existe una distribución desigual de categorías inductivas (frases representativas) a través de los cuatro contextos.

Como se muestra en la tabla 3, el número de categorías inductivas incluidas en los respectivos contextos son: 6 (contexto sociológico), 3 (fase privada), 2 (fase de interacción privada-pública) y 14 (fase de justificación). Esto es, del total de 25 categorías inductivas, más de la mitad se concentran en el contexto de justificación.

Atendiendo únicamente a las categorías inductivas avaladas por al menos tres grupos de autores, la distribución de las mismas en los respectivos contextos es: 3 (contexto sociológico), 2 (fase privada), 1 (fase de interacción privada-pública) y 6 (fase de justificación). Por tanto, del total de 12 categorías inductivas más consensuadas, la mitad se concentra de nuevo en el contexto de justificación.

La distribución de categorías inductivas es ya indicativa de los contextos más trabajados y consensuados, de modo que se puede afirmar que, con diferencia, éstos son el contexto de justificación y, a distancia, el sociológico.

Categorías inductivas en el contexto 1

Las tres categorías inductivas más consensuadas incluidas en este contexto y el número de los grupos de autores que las avalan son:

  • La ciencia surge del contexto histórico y social del momento (4 grupos)
  • La ciencia tiene fuertes implicaciones sociales y culturales (4 grupos)
  • Existen fuertes interacciones entre CTS (3 grupos)

Se puede afirmar que el consenso admitido por pares Ciencia-Tecnología (CT), Ciencia-Sociedad (CS) y Tecnología-Sociedad (TS) es desigual, siendo más importante el que alude a las relaciones entre Ciencia y Sociedad (CS) que los restantes.

Categorías inductivas en el contexto 2

Las categorías inductivas consensuadas por un mínimo de tres grupos de autores en este contexto son (ver tabla 3):

  • La importancia de la creatividad en el descubrimiento (4 grupos)
  • El científico está afectado por sus intereses personales (3 grupos)

El acuerdo evidente y con alto grado de convergencia sobre “la importancia de la creatividad y la imaginación en el descubrimiento”, tiene, sin embargo, un grado de generalidad bajo, pues, si se compara su significado con el de la correspondiente categoría de búsqueda (¿siguen los científicos pautas metodológicas o ideales propios de la ciencia?) se concluye que no se hacen alusiones a otros procedimientos usados por el científico en sus descubrimientos, tales como el azar, la constancia, las rectificaciones, etc. que hacen que la actividad del científico no pueda verse de forma rígida y algorítmica.

El consenso de tres grupos sobre “el científico está afectado por sus intereses personales, cultura, religión, política, etc.” no está tan definido como el anterior dado que los autores aluden parcial y desigualmente a los factores influyentes en la actividad del científico. Por ejemplo, M16 hace referencia a su compromiso ético, L5 a la influencia cultural, L7 a los valores personales, V7 a las influencias políticas, V9 a las influencias religiosas, V11 a las diferencias individuales y, por último, V12 a los intereses personales. En consecuencia, es un consenso con alto grado de generalidad y bajo grado de convergencia.

Categorías inductivas en el contexto 3

El único consenso alcanzado en este contexto y el número de los grupos de autores que lo avalan es (ver tabla 3):

  • Las aportaciones individuales son reguladas socialmente por la comunidad de expertos (5 grupos)

Es destacable constatar este consenso acerca de la regulación social y colectiva de las aportaciones individuales, si bien se alude a este particular con afirmaciones que muestran cierta divergencia entre sí. Así, mientras que la mayoría hacen referencia al carácter colectivo de la ciencia, M8 y O9 son las únicas afirmaciones que especifican los mecanismos por los cuales las aportaciones individuales pasan a formar parte del conocimiento científico.

Atendiendo a la categoría de búsqueda en la que se inserta este consenso, “Interacción entre fase privada y pública”, ésta abarca otros aspectos significativos sin referencias en los elementos de los grupos de autores, como es la temática de la formación de los expertos, a pesar de su gran relevancia para comprender el progreso de la ciencia (Echeverría, 2003; Marín, 2003a).

Por tanto, el único consenso significativo (avalado por los cinco grupos) alcanzado en este contexto muestra bajo grado de coherencia y bajo grado de generalidad.

Categorías inductivas en el contexto 4

Como se ha dicho con anterioridad, esta es la fase más aludida por los cinco grupos de investigación, y en ella se han alcanzado catorce categorías inductivas, de las cuales seis están avaladas por al menos tres grupos de autores:

  • Los datos empíricos no son neutrales (5 grupos)
  • La ciencia es a la vez duradera y provisional (4 grupos)
  • El progreso es unas veces evolutivo y otras revolucionario (4 grupos)
  • No existe un método único para hacer ciencia (4 grupos)
  • La ciencia combina inducción y deducción (3 grupos)
  • El papel de las hipótesis es importante en el contraste empírico (3 grupos)

La primera de ellas “Los datos empíricos no son neutrales” es un consenso con alto grado de convergencia inserto en la categoría de búsqueda 4.2. “Tiene carácter empírico la ciencia? ¿Surge de los datos o de la razón? ¿descubre o inventa?”. Con él parece señalarse que los datos empíricos en sí mismos carecen de sentido o significado, y lo adquieren al ser interpretados por las teorías. No obstante, este consenso no dice nada acerca del valor ontológico que se confiere a los datos empíricos, de modo que no es posible distinguir entre empirismo constructivo (no importa si hay una realidad, lo que importan son los datos empíricos obtenidos), realismo constructivo (hay una realidad aunque esta no pueda ser directamente observable) y relativismo constructivo (hay múltiples realidades a las que se accede desde distintas perspectivas) algo que es básico para entender la ciencia (Giere, 1999). Por tanto, estamos ante un consenso con alto grado de convergencia y bajo grado de generalidad.

Respecto a la segunda categoría empírica “La ciencia es a la vez duradera y provisional”, se trata de un consenso de cuatro grupos de autores con alto grado de convergencia en las afirmaciones que utilizan para referirse a él. Es el único de su rango dentro de la categoría de búsqueda 4.1. “¿Qué y cómo es la ciencia? ¿A qué sector de la realidad se refiere? ¿Es verdad o es solo útil?”. Viene a indicar que se rechazan posiciones dogmáticas sobre la ciencia como saber estático y acabado y se admite como un conocimiento en constante proceso de revisión. No obstante, es un consenso claramente parcial sobre la naturaleza de la ciencia en la medida que otros aspectos relevantes son poco o nada aludidos, entre los que cabe destacar el sector de la realidad al que se refiere la ciencia o el problema de la veracidad versus utilidad. El consenso tiene un alto grado de convergencia, pero bajo grado de generalidad.

A continuación, hay dos consensos importantes y bien definidos por las frases convergentes de cuatro grupos de investigación: “el progreso es unas veces evolutivo y otras revolucionario” y “no existe un método único para hacer ciencia” que están insertos en la categoría de búsqueda 4.4 “¿cómo progresa la ciencia? ¿usa algún método especial para progresar?”. Los dos son consensos de carácter bastante general; así el primero aleja a la ciencia de la percepción empirista que sugiere un progreso lineal y acumulativo, mientras que el segundo rechaza la idea neopositivista, tan extendida en un pasado relativamente reciente, acerca de que el uso del denominado método científico garantiza buenos resultados.

Los siguientes y últimos consensos importantes encontrados se refieren al contexto 4.3 “¿cuál es el papel de datos, leyes, hipótesis y teorías en la construcción de la ciencia?” y se encuentra en las frases “la ciencia combina inducción (contraste empírico) y deducción (papel de las hipótesis)” y “el papel de las hipótesis es importante en el contraste empírico” que representan las afirmaciones de tres grupos, aunque se da cierta disparidad respecto a la frase representativa. La relevancia de ambas expresiones reside en que marcan la importancia del pensamiento hipotético–deductivo en combinación con el contraste empírico como una poderosa herramienta en la construcción del conocimiento de ciencias y cuyo uso frecuente es algo característico y peculiar del conocimiento científico.

 

Conclusiones

Antes de comenzar con las conclusiones, es conveniente reconocer algunas limitaciones de este trabajo asociadas a la dificultad de clasificar aproximadamente el 20% de las afirmaciones de los listados de consensos. Sin embargo, y aun admitiendo el margen de error de interpretación, se puede concluir que:

  • En relación a la NdC se corrobora que existen importantes consensos en una diversidad de contextos en los que se desarrolla la actividad científica, lo que posiblemente se deba a la intensa interacción entre expertos acerca de la NdC, realizada a través de las mismas publicaciones o en foros y reuniones especializadas.
  • Junto a la anterior conclusión, también se muestra que aún quedan contextos en los que dichos consensos no se pueden generalizar. El contexto 1 (“escenario donde surge y se gestiona el conocimiento de ciencias”) y, sobre todo, el contexto 4 (“evaluación del conocimiento de ciencias como producto”), son los mejor consensuados, mientras que el 2 (“fase privada o de descubrimiento”) y el 3 (“interacción entre fase privada y pública”) muestran escasos consensos y, en su caso, éstos son parciales en cuanto a su generalidad o grado de convergencia. Desconocemos si la falta de más consenso en estas fases se debe al desigual interés por los mismos o a la falta de acuerdo real entre expertos, lo que podría ser una temática relevante de investigación futura.
  • Todos los consensos encontrados son coherentes con una interpretación constructivista (Marín, 2003b) que percibe el conocimiento científico como una continua interacción entre construcciones cognitivas y confrontaciones empíricas. Vistos así, los consensos encontrados se parecen a las pinceladas de un cuadro constructivista inacabado o quizá mejor a una antigua tabla periódica de los elementos antes de conocerse con más detalle la estructura atómica de la materia. Siguiendo con este último símil, los consensos actuales vienen a suponer el posicionamiento, más o menos seguro, de un buen número de elementos pero faltaría conocer mejor la estructura atómica de los elementos (estructuras epistemológicas subyacentes) para completar la tabla o realizar inferencias.

Algunos de los asuntos relevantes sobre los que no se ha encontrado consenso son:

  • En relación a la categoría de búsqueda 2.2. (“¿Siguen los científicos pautas metodológicas o ideales propios de la ciencia?”) únicamente hay acuerdo respecto a la creatividad y a la imaginación, y quedan sin responder otras características propias de la construcción individual del conocimiento tales como el azar, la constancia, las rectificaciones, etc.
  • Respecto a la categoría de búsqueda 3 (“Interacción entre la fase privada y la pública”), aunque se reconoce la regulación colectiva de las aportaciones individuales, hay falta de acuerdo en muchas cuestiones importantes, como la formación del experto; la influencia de los aspectos personales en el trabajo finalmente publicado, etc.
  • Asimismo, aunque la categoría de búsqueda 4 (“Fase de justificación: la ciencia como producto”) es la que más consensos alcanza, se percibe carencias de éstos en algunas cuestiones claves para comprender la ciencia, tales como los criterios de validez de las teorías, a qué sector de la realidad se refiere, las limitaciones del conocimiento científico, etc.

Las afirmaciones acerca de cómo entender adecuadamente el conocimiento de ciencias se deberían complementar con las correspondientes afirmaciones inadecuadas. Tan solo el grupo de Gil aborda con cierta sistemática la lista de consensos desde esta vertiente “inadecuada o deformada” mientras que los demás autores enfatizan únicamente la visión adecuada. Tendría gran valor didáctico formular las afirmaciones sobre NdC por pares dicotómicos, dado que el alumno suele tener una visión inadecuada del conocimiento de ciencias y ante tal afirmación “deformada” siempre podría quedar con la duda de “cuál es la adecuada”.

En pocas palabras, si bien todos los importantes consensos encontrados están dentro del marco del constructivismo, el cuadro constructivista generado está bastante inacabado para algunos aspectos o contextos de la NdC lo que podría ser particularmente deseable investigar en un futuro usando una estructura de pares dicotómicos sistemática utilizada en anteriores trabajos extraída del marco teórico del “Constructivismo Orgánico

Nota: en la tabla, VdC (visión de ciencias) viene a sustituir al acrónimo NdC (naturaleza de la ciencia)

 

 

 

WordPress Image Lightbox